Ubicada en Suleymaniyah, en la región autónoma del Kurdistán (Irak), la planta desarrollada para Faruk Investment Grup tratará hasta 80 toneladas de residuo / hora.

Bianna Recycling ha asumido el diseño, suministro e instalación de una línea de pre-tratamiento del residuo y una línea de post-tratamiento (clasificación y trituración), así como el suministro de algunos de los equipos clave.

Bianna Recycling está a punto de finalizar uno de sus proyectos más importantes en un 2020 lleno, de por sí, de retos y desafíos. Se trata de la planta de Suleymaniyah, en la región autónoma del Kurdistán, Irak, desarrollada para Faruk Investment Grup y con una superficie total de más de 90.000 metros cuadrados (12.000 m2 el área de Bianna Recycling).

La instalación proyectada por Bianna Recycling es una planta de Combustible Sólido Recuperado (CSR) en la que la compañía ha asumido, por una parte, la línea de pre-tratamiento del residuo, proceso que consiste en preparar el material para una fase de biosecado. En segundo lugar, una línea de post-tratamiento en la que, una vez el material está seco, se realizan los tratamientos de clasificación y trituración necesarios. El CSR extraído irá destinado a cubrir la demanda energética de una cementera.

La construcción ha requerido asumir también la obra civil necesaria para llevarlo a cabo (carreteras, instalaciones auxiliares de agua y luz, edificación…), poniendo de relieve, además de la capacidad tecnológica de la multinacional, un fuerte despliegue logístico de medios y personal. Un proyecto en el que, desde la compañía se pone de relieve, además, el excelente clima de cordialidad y confianza con el cliente. Especialmente relevante si tenemos en cuenta que se trata de un proyecto cuya fase final ha coincidido con la irrupción del covid-19, con las restricciones de desplazamientos de personal asociadas.

Desde Bianna Recycling, se ha implantado la línea de clasificación de residuos donde se elimina del proceso cualquier material de tamaño superior a los 120mm. También la línea de transformación del CSR, en la que el material seco avanza a través de un proceso de clasificación por tamaño (con cribado y trituración) y de separación de materiales ligeros.

La planta de Suleymaniyah, cuya puesta en marcha se prevé a lo largo de octubre, será capaz de tratar hasta 80 toneladas / hora de input en alimentación. Junto con la implantación de las diferentes líneas, Bianna Recycling también ha suministrado algunos de los principales equipos de la instalación, claves para asegurar la eficiencia y durabilidad de la instalación: cuatro Trómels 2,5/10/12 y 2 Windsifter WM100.

Con más de 200 referencias en todo el mundo, Bianna Recycling diseña instalaciones íntegramente dedicadas a la producción de combustibles alternativos a partir de residuos de diversa procedencia, o instalaciones mixtas para la recuperación de materiales reciclables y producción de CSR.

La incorporación de las mejores tecnologías disponibles en el ámbito de la trituración, pelletización y elementos para la adecuación de las cementeras para el consumo de CSR completa el abanico de productos propios Bianna Recycling con un objetivo: suministrar soluciones óptimas tanto en términos de producción como de costes de operación.